ESP. GUSTAVO REPISO CRUZ
GIMNASIA DE BASE  
 
  CUALIDADES FISICAS 31-07-2014 21:36 (UTC)
   
 

 

LAS CUALIDADES FÍSICAS
Las cualidades físicas básicas, conceptos generales:
Son el conjunto de aptitudes de la persona, que la posibilitan fisiológica y mecánicamente, para la realización de cualquier actividad física.
Cada vez que se realiza un ejercicio se precisa siempre de una fuerza, se ejecuta con una velocidad determinada, con una amplitud (flexibilidad o movilidad) dada y en un tiempo (resistencia) determinado.
La educación de las cualidades físicas, las cuales se manifiestan en las aptitudes motoras, indispensables en el deporte, se entiende como preparación física.
Por lo tanto, se puede afirmar que la educación de las cualidades físicas condicionales, como son la velocidad, la fuerza, la resistencia y la flexibilidad, forman el contenido específico de la preparación física, pero no debemos olvidar nunca las cualidades coordinativas.
Edad biológica / Edad cronológica:
Cada niño tiene su modo peculiar de crecimiento de tal manera que dentro de un mismo curso, misma edad cronológica, existen diferencias en cuanto a los datos morfológicos y funcionales de los niños de una misma edad.
Los que tienen en un período, un proceso de crecimiento y desarrollo físico precoz, se muestran superiores en comparación con sus compañeros de clase que tienen la misma edad cronológica.
Si el potencial genético de estos niños más desarrollados no es superior al de los otros, cuando pase ese período de crecimiento vendrá otro de estancamiento en el cual serán alcanzados, y en muchos casos superados, por los que antes fueron menos desarrollados desde un punto de vista morfológico y funcional.
Si tenemos que hacer una selección, si partiéramos de datos sobre la edad cronológica cometeríamos frecuentes equivocaciones. En cambio, si utilizamos como base para la selección criterios de la edad biológica, las equivocaciones serán menos frecuentes.
Los criterios más generales para determinar la edad biológica son:
  • Criterio somático: dimensiones del cuerpo (peso, estatura).
  • Criterio endocrino: estado de desarrollo de las glándulas endocrinas.
  • Criterio óseo: grado de osificación del esqueleto (se puede ver con una radiografía a nivel del carpo).
En la edad infantil se ha visto que existen períodos de desarrollo positivo, que se conocen con el nombre de fases sensibles y períodos de estancamiento y retraso, llamadas fases críticas.
Deberemos aprovechar estas fases para establecer los tipos de trabajo que vayamos a utilizar con los niños.
En edades de 8 a 12 años, Benjamines y Alevines, solamente trabajaremos, moderadamente, con la resistencia aeróbica, la velocidad de reacción y la flexibilidad, para ambos sexos, y en las niñas de 10 a 12 años podemos empezar suavemente con la fuerza explosiva y la velocidad máxima, tanto cíclica como acíclica.
De 13 a 14 años, Infantiles, podemos aumentar el trabajo con las cualidades anteriores y empezar con la fuerza máxima, fuerza resistencia y resistencia anaeróbica, en chicas , y en chicos comenzar con la fuerza y la velocidad máxima.
De los 15 a 16 años, Cadetes, aumentamos un poco el trabajo con las cualidades anteriores iniciando a los chicos en fuerza máxima, fuerza resistencia y resistencia anaeróbica.
A partir de los 17 años, Juveniles, podemos trabajar con todas las cualidades de forma más sistematizada.
Si esta estructura de trabajo la ponemos en práctica en los colegios sería estupendo, pero si además tuviésemos las suficientes escuelas de atletismo para que estos escolares pudieran iniciarse en el mundo deportivo, mejor que mejor.
A mi modo de ver, ya que existe una organización básica del deporte en España basada en el principio de colaboración entre el sector público y el privado, representados por:
Sector Público:
  • Ayuntamientos
  • Diputaciones
  • Comunidades Autónomas
  • Consejo Superior de Deportes.
Sector Privado:
  • Clubs deportivos
  • Federaciones Autonómicas
  • Federaciones Españolas
  • Comité Olímpico Español
  • Empresas de servicios deportivos.
deberíamos empezar con las Escuelas de Iniciación en el sector privado, con ayudas o colaboración del público.
Sería interesante que cada club deportivo tuviera su propia escuela de iniciación y, de este modo, establecer una vía de suministro de atletas a los Clubes para seguir con el desarrollo deportivo.

  FUERZA
Se podría definir la fuerza como la capacidad de la contracción muscular de vencer, hacer presión o aguantar una resistencia.
Es la capacidad de superar o contrarrestar fuerzas
(internas o externas) mediante la actividad muscular.
Zacziorski dice: "es la capacidad para vencer resistencias externas o contrarrestarlas mediante esfuerzos musculares".
 
Fuerza general: es la manifestación de la fuerza de todos los grupos musculares independientemente de la actividad que se realice.
Fuerza específica: es la manifestación de fuerza realizada por los grupos musculares que se encuentren directamente implicados en la realización de un gesto motor concreto.
Los factores básicos que influyen en la fuerza son:
    • Temperatura del músculo.
    • Estado de entrenamiento.
    • Fatiga.
    • Área de la sección transversal del músculo.
    • Longitud inicial del músculo.
    • Pretensión muscular.
    • Tipo de contracción muscular.
    • Otros factores.
Tipos de fuerza:
Una clasificación que podría englobar a todos los tipo sería la siguiente:
  • Fuerza máxima: Se requiera la máxima actuación del sistema neuromuscular para vencer una gran resistencia.
    • Fuerza máxima estática: Es la fuerza máxima que se puede realizar contra una resistencia insalvable (empujar una pared con todas las fuerzas posibles).
    • Fuerza máxima dinámica: La máxima fuerza ejercida consecuente con la realización de un gesto motriz (sostener un peso imposible con mi brazo, este se irá bajando).
  • Fuerza velocidad: Capacidad de acelerar una masa hasta conseguir dotarla de la máxima velocidad posible (saltos, lanzamientos).
  • Fuerza resistencia: Capacidad de intervención de un grupo o grupos musculares en un esfuerzo continuado, con toda la implicación neurometabólica que conlleva (remeros, judokas).
Desarrollo de la fuerza:
Se pueden utilizar dos tipos de ejercicios:
  • Con cargas externas:
    • Cargas livianas o ligeras: Desarrollo de fuerza velocidad principalmente y mejorar la fuerza resistencia.
    • Cargas pesadas: Desarrollo de la fuerza máxima.
  • Con autocarga: Utilizamos el peso de nuestro cuerpo únicamente.
En las edades escolares debemos tener mucha precaución en el desarrollo de esta cualidad.
Entre los 10 y 13 años se puede empezar a trabajar esta cualidad y se hará con ejercicios variados y no muy específicos fundamentados sobre todo en juegos de tracción, arrastre, empuje, lucha, así como desplazamientos en distintas posiciones, lanzamientos de objetos (bolsas de arena, botellas).
Entre los 12 y 13 años es el momento ideal para empezar a trabajar la fuerza velocidad con multisaltos, lanzamientos y también la fuerza resistencia con cargas livianas y gran número de repeticiones.
De los 14 a los 16 se puede empezar el trabajo con halteras con pequeñas cargas, haciendo un circuito con diferentes tipos de ejercicios.
A partir de lo 17 se puede empezar con ejercicios sistematizados a base de pesas, teniendo mucho cuidado con el trabajo con cargas máximas y submáximas.
Metodología básica:
Método Zacziorski: Esfuerzos máximos
Esfuerzos repetidos
Esfuerzos dinámicos
Método de la pirámide:
Aumenta la carga y disminuye el número de repeticiones.

  VELOCIDAD
Todo objeto que se desplaza de un lugar a otro en un muy breve período de tiempo, decimos de él que es muy rápido o veloz.
Por tanto esta relación que existe entre el espacio recorrido y el tiempo empleado en recorrerlo se conoce en física como velocidad.
 
Podemos definir la velocidad como la capacidad motriz para realizar actividades motoras en unas condiciones dadas en un tiempo mínimo, es la capacidad de ejecutar uno o varios movimientos en el menor tiempo posible.
En el deporte esta cualidad comienza a marcar diferencias.
Hay que distinguir entre velocidad cíclica, que representa la sucesión de una misma acción (correr, nadar) y velocidad acíclica con la que se ejecuta una acción aislada (saltar).
Factores básicos que van a influir:
1.- Transmisión nerviosa: Cuanto mayor sea la velocidad de transmisión nerviosa, mayor será la velocidad de contracción muscular, y por tanto la velocidad de movimiento.
Esta transmisión nerviosa depende del grosor del nervio, y las fibras musculares de tipo II tienen unos nervios de mayor calibre de las de tipo I, por tanto, los músculos que tengan más cantidad de fibras detipo II serán capaz de contraerse con mayor velocidad que aquellos que tengan predominio de las de tipo I.
2.- Elección de respuesta: Cuanto menor número de respuestas se puedan dar, se responderá mas rápidamente.
Cuando esta respuesta esté aprendida de antemano, mecanización del movimiento, más rápida será la respuesta.
3.- Frecuencia: La mayor frecuencia de movimientos, a igualdad fuerza, incrementará la velocidad. Si esta frecuencia es de apoyos, igualmente se verá beneficiada la velocidad de desplazamiento. A igualdad de longitud de zancada de dos atletas, correrá más rápido aquel que lleve una mayor frecuencia, es decir, mueva más de prisa las piernas.
4.- Dominio técnico: La mejor técnica en la ejecución de un movimiento posibilita una mayor velocidad.
5.- Amplitud de zancada: La mayor amplitud de zancada, unida a una mayor fuerza de impulsión y frecuencia de movimientos, hacen que la velocidad de desplazamiento aumente.
6.- Tiempo del desplazamiento: La longitud del desplazamiento a realizar limita la velocidad. Cuanto mayores distancias se tengan que recorrer de forma continuada, la velocidad con que se realicen serán menores.
Tipos de velocidad:
Velocidad de reacción.
Sería la capacidad de realizar un movimiento en el menor tiempo posible, comprende únicamente la parte del movimiento correspondiente a la respuesta al estímulo (salida de velocidad, pero sólo el primer movimiento que se realiza después del disparo).
Se puede dividir el proceso en dos partes:
  • Período latente: se refiere al tiempo que transcurre desde que recibimos el estímulo por los órganos sensoriales hasta que llega a la placa motora del músculo. No es mejorable con el entrenamiento.
  • Período de contracción: es el tiempo que tarda un músculo en contraerse una vez que le ha llegado el estímulo. Este proceso si es mejorable por el entrenamiento.
Velocidad de aceleración.
Es la capacidad de conseguir la máxima velocidad en el menor tiempo posible. En una carrera de 100 metros comprendería la fase que va desde la salida hasta, aproximadamente, los 30 ó 40 metros, durante la cual pasamos de velocidad cero hasta la máxima.
Velocidad máxima.
Es la capacidad de mantenimiento de esa velocidad máxima una vez conseguida. Esta no se puede mantener más de 50 metros o 6 segundos. En la carrera de 100 metros sería el tramo que va desde loso 30 ó 40 a los 80 metros.
Resistencia a la velocidad.
Es la capacidad de mantener una velocidad próxima a la máxima el mayor tiempo posible. En la carrera de 100 metros correspondería a los últimos 20 metros.
Desarrollo de la velocidad:
Para el desarrollo de esta cualidad física se deben tener en cuenta una serie de parámetros, que si se incumple uno sólo de ellos desarrollaríamos otra cualidad física distinta a nuestros propósitos. Estos parámetros son los siguientes:
  • Los movimientos deben realizarse siempre a la máxima velocidad, en caso contrario el estímulo sería insuficiente y no se obtendrían beneficios de este trabajo.
  • Se deben realizar pocas repeticiones. Si sólo incumplimos este apartado, desarrollaremos la resistencia anaeróbica en lugar de la velocidad.
  • Los desplazamientos han de ser cortos. Nunca sobrepasar lo 6 segundos de mantenimiento de la velocidad máxima. Con niños es preferible dar un margen mayor y estar entre lo 4 y 6 segundos.
  • Debe haber una recuperación prolongada entre ejercicios. El sistema neuromuscular se debe encontrar totalmente recuperado antes de iniciar el siguiente ejercicio.
Esto es en cuanto al desarrollo de la velocidad en general, si queremos desarrollar independientemente uno de los tipos en que hemos dividido esta cualidad nos atendremos a los siguientes criterios:
  1. Velocidad de reacción: Sólo se emplearán movimientos acíclicos y se deberán producir como reacción ante algún estímulo, que puede ser acústico, visual o táctil.
  1. Velocidad de aceleración: Si lo que queremos es desarrollar este tipo de velocidad utilizaremos movimientos cíclicos, tanto en posición bípeda (carrera) como no bípeda (a cuatro patas, a la pata coja...), pero sin estímulo, el alumno empezará el ejercicio cuando él decida y una vez iniciado intentará alcanzar la máxima velocidad posible. Puede unirse al primer ejercicio y así desarrollar conjuntamente las dos. El trabajo de fuerza velocidad tiene muy buenos efectos para el desarrollo de este tipo de velocidad.
  1. Velocidad máxima: Es más difícil de aislar. Si realizamos carreras lanzadas podremos desarrollar principalmente este tipo de velocidad y en un segundo plano la velocidad de aceleración. Se pueden encadenar los tres tipos vistos y ejecutarlos en este orden. Las distancias a recorre variarán entre 10 y 60 metros en desplazamientos bípedos, pero es mejor controlar el tiempo y que este no supere lo 6 segundos.
  1. Resistencia a la velocidad: Se pueden utilizar series cortas, aumentando el número de series y disminuyendo la recuperación entre cada serie y algunas series con distancias algo más largas como 100 - 150 metros en carrera bípeda.
El desarrollo de la velocidad no plantea serios problemas en edades tempranas ya que desde los 8 años se podría trabajar esta cualidad física. Habrá que tener precaución en cuanto a la resistencia a la velocidad.
Entre lo 8 y los 13 años podemos utilizar juegos de persecución, relevos, con balón, en carrera, con cambios de posición en el recorrido, superando obstáculos, etc., así como ejercicios de velocidad de reacción (jugar al pañuelo, arrancar desde diferentes posiciones como sentado, de espaldas, tumbado, etc.) ante una señal dada.
Es fundamental utilizar la mayor variedad de ejercicios posibles, intentando de esta manera desarrollar en el niño un gran número de patrones motrices.
Entre los 14 y los 16 años podemos empezar con entrenamientos sistematizados a base de un número de series y distancias determinadas y mantener un trabajo paralelo de la etapa anterior, sobre todo para desarrollar la velocidad de reacción y aceleración.
A partir de los 17 años ya se puede trabajar con todos los tipos de velocidad de forma sistematizada.
Este desarrollo de la velocidad deberá ir acompañado de un trabajo paralelo de fuerza para no mermar los resultados.

  RESISTENCIA
La simple actividad que realiza una persona en un día cualquiera necesita de una capacidad que posibilite la adaptación a todos los cambios de ritmo que en ella se manifiestan, y es esta capacidad lo que se llama resistencia.
Por tanto se puede definir la resistencia como la capacidad psico-física de la persona para resistir la fatiga. Se entiende por psíquica la capacidad con que una persona se obliga a soportar una carga de entrenamiento sin interrupción el mayor tiempo posible y física será la capacidad del organismo o parte de él para resistir la fatiga.
Cualquier actividad cotidiana requiere un cierto grado de resistencia, por lo tanto, la de un deportista ha de ser mayor si además tiene que soportar entrenamientos y competiciones.
Factores que influyen:
  1. Tipos de fibras. El tipo de fibra, por su composición intracelular, condiciona el tiempo que puede estar contrayéndose y alargándose. Las de tipo I, al tener más cantidad de mitocondrias, pueden estar más tiempo contrayéndose, aunque lo hagan con menor velocidad.
  1. Vías de obtención de energía. La vía que mayor tiempo puede estar actuando es la vía aeróbica, que obtiene la energía a partir de los ácidos grasos.
  1. Las enzimas que intervienen. Cuanto mayor número y más resistentes sean las enzimas aeróbicas del deportista, mayor tiempo podrá mantenerse en acción.
  1. Parámetros cardiovasculares. La mejor absorción de oxígeno, capilarización, transporte del oxigeno, intercambio gaseoso, unido a un corazón con mayor luz intraventricular, produce mejores resultados de resistencia.
  1. Velocidad base. La mejor velocidad base, unida a los otros factores de la resistencia, hacen que el atleta recorra una distancia larga en menor tiempo.
Tipos de resistencia:
  • Resistencia Aeróbica. Es la capacidad de mantener un esfuerzo de mediana intensidad durante largo tiempo. Este tipo de esfuerzo se realiza en presencia de oxígeno. El oxígeno que necesitan los músculos para su actividad proviene en su mayor parte del que tomamos de la respiración, sin necesidad de obtenerlo de las reservas de nuestro organismo. No se produce una deuda de oxígeno. La resistencia aeróbica se puede subdividir en:
    • Capacidad aeróbica. Esfuerzos en los que el metabolismo aeróbico es claramente predominante. (Carrera continua).
    • Potencia aeróbica. Esfuerzos en los que van igualando los dos tipos de metabolismo, aeróbico y anaeróbico (1.500 metros al límite de las posibilidades).
  • Resistencia anaeróbica. Capacidad de mantener un esfuerzo de alta intensidad durante el mayor tiempo posible. Existe un predominio de los procesos anaeróbicos sobre los aeróbicos, por lo que se produce una deuda de oxígeno proporcional al mayor o menor predominio de los procesos anaeróbicos. Se puede dividir en:
    • Capacidad anaeróbica. Esfuerzos en los que la deuda de oxígeno aún no es excesiva (carrera de 800 metros).
    • Potencia anaeróbica. La deuda de oxígeno ya es muy manifiesta por lo que hay un gran predominio del metabolismo anaeróbico. (prueba de 400 metros).
Desarrollo de la resistencia:
La carrera es el tipo de ejercicio habitual más efectivo. Puede haber ejercicios continuos como la carrera continua, el fartlek, el método de Van Aaken, etc. y ejercicios fraccionados como interval training, entrenamiento de velocidad resistencia, el ritmo resistencia, etc.
Existen otros medios de desarrollar la resistencia, como puede ser el ejercicio físico sistematizado, desde los más globales, en los que intervenga todo el cuerpo, a los mas analíticos en los que sólo intervenga un segmento corporal. Debemos atenernos a una serie de normas:
  • Que no exista recuperación entre ejercicios, hay que encadenar unos con otros.
  • Alternancia muscular de un ejercicio a otro con el fin de que no se produzca una fatiga localizada en un músculo determinado.
  • Adecuar los ejercicios al tipo de resistencia que queramos desarrollar; para la resistencia aeróbica ejercicios de baja intensidad, para la anaeróbica de alta intensidad.
Para desarrollar cada uno de los tipos de resistencia debemos atenernos a una serie de parámetros:
  1. Capacidad aeróbica. Ejercicios de baja intensidad realizados durante un largo período de tiempo. Esfuerzos continuos que pueden ir desde 15 minutos hasta las 2 horas. Esfuerzos discontinuos incluyendo breves períodos de descanso entre ellos.
  1. Potencia aeróbica. Ejercicios de intensidad superior a los anteriores, pero aún de baja intensidad, durante un largo período de tiempo. Esfuerzos continuos durante 15 a 45 minutos y esfuerzos discontinuos entre 3 y 15 minutos repetidos entre 10 y 3 veces respectivamente, incluyendo cortos períodos de recuperación.
  1. Capacidad anaeróbica. Ejercicios de alta intensidad. No son habituales esfuerzos continuos, los discontinuos entre 15 segundos y 3 minutos repetidos entre 10 y 6 veces respectivamente, y con períodos de descanso insuficientes para conseguir la recuperación.
  1. Potencia anaeróbica. Ejercicios de muy alta intensidad y repetidos pocas veces. Esfuerzos discontinuos de 15 segundos a 1 minuto, repetidos entre 5 y 2 veces respectivamente, con amplios períodos de recuperación para poder responder al siguiente esfuerzo, sin llegar recuperación total.
Los dos tipos de metabolismo están presentes en cualquier tipo de esfuerzo, hasta en un maratón que puede parecer totalmente aeróbico está compuesto de un 98% aeróbico y un 2% anaeróbico.
Para el desarrollo de esta cualidad física en las diferentes edades escolares debemos seguir los siguientes criterios:
De los 8 a los 12 años debemos desarrollar fundamentalmente la resistencia aeróbica y dentro de esta la capacidad aeróbica. El entrenamiento no debe ser sistematizado, se emplearán juegos de carrera, carrera por diferentes lugares y terrenos como esfuerzos continuos, y como discontinuos esfuerzos repetidos de 6 a 10 minutos.
La resistencia anaeróbica no se debe trabajar en estas edades.
Hay que tener presentes la respuesta cardíaca que en los niños es mayor que en los adultos y, por tanto, con pulsaciones elevadas pueden estar trabajando en aerobiosis.
De 13 a 14 años también se debe desarrollar la resistencia aeróbica en sus dos vertientes de capacidad y potencia. La resistencia anaeróbica aún no se debe trabajar.
De 15 a 16 años se puede iniciar el trabajo de capacidad anaeróbica pero no de forma muy sistematizada, sin dejar el trabajo aeróbico.
A partir de los 17 años se puede trabajar la resistencia en todas sus vertientes de forma sistematizada.
El trabajo de resistencia debe realizarse de forma progresiva y sin grandes saltos durante la fase de acondicionamiento.
  FLEXIBILIDAD
La falta de elongación de los músculos y ligamentos unida a los límites articulares delimitan la movilidad de todos los sectores articulados del organismo.
Esta posibilidad de un amplísimo abanico de acciones motrices sustentadas en las zonas articulares se complementa con una característica fundamental para la vida deportiva, que es la prevención de lesiones.
 
En la mayoría de los estudios sobre educación física y deporte se utiliza el término de flexibilidaden lugar de movilidad.
Según esto la movilidad es la capacidad del individuo de alcanzar las máximas amplitudes articulares, acompañadas de las elongaciones de los músculos y articulaciones correspondientes.
La flexibilidad es la capacidad que el sujeto tiene para poder ejecutar movimientos de gran amplitud articular por si mismo o bajo la influencia de fuerzas externas. (Harre).
Se puede distinguir entre flexibilidad general como aquella en la que la movilidad de los principales sistemas articulares está suficientemente desarrollada y flexibilidad específica referida a una articulación en particular.
 Factores que influyen:
  • Aspectos anatómicos y biomecánicos. Las articulaciones y los movimientos que ellas pueden efectuar.
  • Características musculares y neurofisiológicas. Como la elasticidad, tono muscular, coordinación intramuscular e intermuscular.
  • La edad. Se va perdiendo movilidad con la edad de forma que al nacer tenemos mucha más que a los 12 ó 13 años y de aquí en adelante el descenso es mucho más acusado.
  • Estado psíquico. El nivel de activación, la motivación, etc. favorecen o desfavorecen dicha movilidad en ese momento.
  • El ambiente. La temperatura, la hora del día, etc., hacen que se pueda desarrollar mayor o menor movilidad.
  • Entrenamiento y grado de ejercicio. Hacen que la disminución de la movilidad se vea retardada.
  • La fatiga. En estado de fatiga se pierde coordinación intramuscular, lo que influye negativamente en la movilidad.
  • El calentamiento. Al incrementar la viscosidad intramuscular se favorece la movilidad.
 Tipos de movilidad:
  1. Movilidad activa. Que se puede subdividir en:
    • Movimientos activos libres. Existe únicamente una contracción de la musculatura agonista para favorecer la elongación de la musculatura antagonista. Hay fortalecimiento de los músculos que rodean la articulación por lo que se evita una inestabilidad de la misma. Son los más adecuados en la edad escolar.
    • Movimientos activos asistidos. Además de existir una contracción de la musculatura agonista, se consigue mayor amplitud de movimiento, debido a una ayuda externa, como puede ser un compañero. También hay fortalecimiento de las partes que rodean la articulación. Están desaconsejados en edades escolares ya que se debe controlar muy bien la presión que puede efectuar el compañero.
  1. Movilidad pasiva. Que se puede subdividir en:
    • Movimientos pasivos relajados. Hay una relajación de toda la musculatura, solo actúa el peso del cuerpo. Pueden se utilizados en edad escolar.
    • Movimientos pasivos forzados. La acción de la musculatura sobre el ejercicio es nula, por lo que solo es posible con la colaboración externa de un compañero. Se consiguen las mayores amplitudes, pero no hay fortalecimiento y por lo tanto, pueden crear inestabilidad articular. No son aconsejables en edades escolares.
 
Técnicas de movilidad:
  1. Rebotes. Movimientos producidos por una aceleración a mitad de recorrido y por la reacción elástica de la musculatura después de haber sido estirada.
  1. Lanzamientos. Movimientos de las extremidades realizados a una velocidad uniformemente acelerada con una relajación muscular al final del movimiento, con el fin de conseguir la máxima elongación posible. Son adecuados para utilizarlos con escolares.
  1. Presiones o tracciones. Se aplican en la parte final del recorrido articular por medio de una ayuda externa. No son aconsejables en edad escolar.
  1. Stretching. Ejercicios con la siguiente mecánica: Fase de relajación, seguida de una contracción iométrica de unos 6 - 8 segundos de duración, para finalizar con un estiramiento. Pueden ser utilizados en edad escolar.
 
Desarrollo de la movilidad:
De los 8 años hasta que sobreviene el período de desarrollo, entre los 11 a 14 años, no es necesario trabajar la movilidad ya que, de forma natural, se mantiene en toda su frescura, aunque nunca está de más realizar algún tipo de trabajo de movilidad.
Después de la pubertad hay que intensificar el trabajo de movilidad para que no se produzca un descenso excesivo de la misma.
A partir de aquí el objetivo debe ser el mantenimiento de la misma, para que no se produzca una pérdida paulatina de la misma.
El momento más adecuado para trabajar esta cualidad se después del calentamiento, antes de realizar la sesión de entrenamiento.
En el Anexo I está el cuadro de Grosser en el que se relacionan el desarrollo de las cualidades físicas con la edad.
Como puede observarse en el gráfico, en edades comprendidas entre los 10 - 12 años existe un conflicto entre todas las curvas representadas, por este motivo en estas edades hay que tener muchísimo cuidado con el trabajo al que vamos a someter a los niños e ir acorde con la naturaleza.
  La capacidad de dosificar, optimizar y adaptar el comportamiento del sujeto en el desarrollo de las diversas acciones motoras, mediante la adecuada distribución temporo-espacial de los grupos musculares, en relación a las propias capacidades condicionales.
 
Podemos encontrar términos como agilidad, destreza, habilidad, coordinación que pueden ser sinónimos.
Es preciso distinguir entre habilidad motora y capacidad coordinativa, el primer término corresponde a los modelos de movimiento que se producen o instauran sobre la base de la capacidad coordinativa (la carrera se produce sobre la base del la capacidad de equilibrio). El segundo término nace sobre la capacidad de diferenciar las tensiones musculares en un ambiente fluido. Cuanto más habilidades aprendamos y de forma más variada, mejor desarrollaremos la capacidad coordinativa.
Podemos distinguir tres capacidades coordinativas globales:
Capacidad de aprendizaje motor.
    • Capacidad de aprendizaje y transformación motora.
    • Capacidad de control y reacción del movimiento.
 Evolución en los jóvenes:
La evolución está condicionada por el proceso de maduración del sistema nervioso.
Después de la primera infancia los niños dominan un grupo de habilidades y formas motoras (caminar, correr, saltar, lanzar, estar en equilibrio, etc.). Estos patrones motrices constituyen una habilidad motriz de base (propio de 6 a 11 años).
Con el crecimiento se produce una tendencia motora del sujeto que va hacia situaciones más específicas y de las que emerge la identificación con una disciplina deportiva y la orientación hacia la misma.
 Desarrollo de las cualidades coordinativas:
En una primera fase de 6 a 7 años, será importante la consolidación de las habilidades genéricas motrices. Los medios mas idóneos pueden ser:
  • Juegos de desplazamiento variados.
  • Juegos con balón variados.
  • Ejercicios de oposición por parejas o grupos.
  • Ejercicios en forma de estaciones o circuitos.
  • Cuadrupedia y genucuadrupedias supinas y pronas.
  • Variedad de todo tipo de saltos en suelo, aparatos, etc.
  • Combinaciones de ejercicios distintos enlazados.
  • Lanzamientos de objetos, variando alturas, pesos, tamaños, etc.
Algunos métodos habituales que se suelen emplear son:
  • Variación de las condiciones de inicio del movimiento.
  • Variación de las técnicas.
  • Aumento de la dificultad y velocidad de ejecución.
  • Solicitaciones variadas de equilibrio en forma estática y dinámica, en el suelo o sobre bases elevadas.
La capacidad coordinativa general supone a partir de los 14 años una pequeña parte de la preparación (entre un 5% y un 10%), las especiales son desarrolladas durante todo el proceso de formación del atleta en la misma medida que mejoran las capacidades condicionales, en particular, la fuerza y la resistencia.
 
  GIMNASIA DE BASE
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
  Publicidad
Hoy habia 4 visitantes (7 clics a subpáginas) ¡Aqui en esta página!
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=